Es uno de los artistas más prolíficos e inclasificables de la escena local: desde papel y lápiz hasta escultura y arte óptico, ningún soporte le es ajeno. Para confirmarlo, una megamuestra sobre sus 40 años despliega todo su genio.

Es fácil sumergirse en el universo de Eduardo Pla (Buenos Aires, 1952). Sin embargo, no lo es tanto desandar su laberíntica trayectoria. Infinitas puertas fueron abriéndose al paso de este artista contemporáneo, según su intuición.

Sus primeras huellas nos llevan al dibujo asociado con la música. De ahí a ingresar en el mundo de los titiriteros sólo le llevó un par de años.

Al cabo de un tiempo sintió la necesidad de reemplazar esos títeres para experimentar en carne propia la magia que palpita sobre un escenario, y se convirtió en actor. También producía shows de bandas de rock al mismo tiempo que estudiaba dirección artística y creaba obras de arte. Curioso por naturaleza, y ávido por desarrollar una vanguardia personal, avanzó incansablemente para incursionar en todo tipo de actividades. Sin embargo, el eje de su columna vertebral han sido, y serán, las artes visuales.

Sus viajes continuos lo nutrieron de propuestas internacionales. Bastó que llegara a sus manos una cámara súper 8, una pequeña modernidad en su época, para sentir que el sueño de un universo propio estaba por empezar, y comenzó a materializar algunas fantasías.

Sorprendió con sus cortos, y el largometraje no tardó en llegar. Con apenas 23 años logró su primer filme, basado en el libro Alicia en el país de las maravillas, con la compañía de Charly García a cargo de la música.

Se radicó por años en Estados Unidos y Europa para perfeccionar su conocimiento en distintas disciplinas. Hizo cursos de arquitectura y diseño urbano en la UBA, de Comunicación Audiovisual en el Instituto Di Tella, de dirección cinematográfica en la University of California y de animación y video en el Instituto Sony, ambos en Los Ángeles, y de multimedia y realidad virtual en el Philips Institute de Milán, entre otros.

De personalidad amable pero férrea, da cuenta de que sus referentes artísticos fueron muchos, infinitos, como sus hologramas.
“Nacieron del cine, de la pintura, de la naturaleza, de la geometría misma, y, sobre todo, de la gente que conocí en el mundo”, asegura. Viajero incansable, recorre el mundo real y virtual para obtener los secretos de la vanguardia.

Si bien Eduardo Pla utiliza todo lo que tiene a mano, desde un papel y un lápiz, para plasmar sus obras y considera que la tecnología de última generación no es necesaria para hacer arte, sus mayores logros hicieron que se convirtiera en uno de los primeros en el mundo en usar la computadora como instrumento artístico.

Este artista contemporáneo no puede clasificarse fácilmente. Aún no se ha creado una palabra que lo defina, motivo por el cual la obra de Pla genera cierta inquietud en parte del establishment.

Sin un término preciso para encasillar, muchos no se atreven a referirse a su obra. Hay antecedentes: hubo dudas sobre una manifestación artística hasta que llegó la palabra “instalación”. Había ocurrido con el impresionismo, el expresionismo, el arte abstracto, el efímero, etc.

Ahora tenemos una oportunidad para analizar si el arte de Eduardo Pla puede ser visto como uno de los más revolucionarios de la vanguardia argentina o quedará en el umbral de los buenos intentos. Es en la Sala Cronopios del Centro Cultural Recoleta, la más importante de arte contemporáneo, que albergará hasta el 4 de diciembre la megaretrospectiva Pla-40 años con la plástica. Las cuatro décadas están organizadas en los sectores Analógico, Digital y Expandido.

Es un grupo de obras representativo de todos los soportes y lenguajes que investigó durante su trayectoria: instalaciones y esculturas, pinturas, dibujos e ilustraciones. También se exhibirán trabajos de su primera etapa creativa; arte óptico, fotografía, video y cine experimental. Monitores y proyecciones.

 

Pla hizo títeres, cine, fue actor y produjo bandas de rock.
Uno de los pioneros en hacer arte digital.

 

2001 Las mil caras de Gardel
Pla hizo una serie de retratos de figuras icónicas de la cultura argentina.

 

Arte digital Obras varias

1.Cuadrados en pelota. 2.Planeta. 3.Lunares. 4.Bandera Bicentenaria con cápsulas de café.