Equipada con un motor bicilíndrico en línea, de 1.198 cm3 y 162 CV que permite acelerar de 0 a 100 km/h en apenas 2,6 segundos. Es el último lanzamiento de la marca en Europa.

 

RIDE-BY-WIRE (RBW)
El sistema RBW es una interfaz electrónica entre el acelerador y el motor, que configura la respuesta ideal del motor dependiendo del Modo de
Conducción seleccionado. Ya no hay cable de acelerador conectado directamente a los cuerpos de inyección, ahora manda una señal a una centralita que opera las mariposas de forma electrónica. El sistema RBW emplea tres mappings distintos para regular la entrega de potencia: deportiva, touring y ciudad.

RADIADORES LATERALES
La solución para mantener limpio el frontal de la Diavel fue ubicar dos eficientes radiadores. Estos se encuentran a los lados del depósito y aprovechan la aerodinámica para mejorar el flujo de aire y se apoyan en dos ventiladores eléctricos cuando necesitan mayor potencia.

ESCAPES
El enorme escape de 58 mm de sección se presenta en un esquema 2-1-2 que mejora la eficiencia. La gestión del motor asegura una alimentación de combustible precisa, mientras que los silenciadores disponen de catalizador para cumplir con la normativa Euro3, y una válvula de escape que optimiza el rendimiento.

 

El caballo del diablo

La Diavel Carbon es una moto única, una excitante “muscle bike”, su estilo la ubica entre las custom y las streetfighter, ofrece una imagen agresiva y unas cualidades dinámicas sorprendentes, tanto por la potencia como por sus suspensiones.

Posee un motor bicilíndrico en línea, de 1.198 centímetros cúbicos y 162 caballos, y que le permite alcanzar excelentes velocidades finales. En marcha, se destaca la precisión de la caja de cambios de seis marchas y del embrague que evita bloqueos en las reducciones.

Ofrece una muy buena entrega de potencia a partir de las 4.000 revoluciones por minuto, desplegando una aceleración de 0 a 100 km/h en tan sólo 2,6 segundos.

La Diavel cuenta con tres modos de entrega de la potencia que se corresponden con diferentes valores del control DTC que corrige las pérdidas de tracción de la rueda posterior y cuenta con ocho niveles, siendo el 1 el más deportivo y el 8 el más tranquilo.

Desde el asiento, lo primero que se nota es lo cerca que va del suelo. El cuadro de instrumentos, repartido en dos pantallas digitales, reserva la superior para los datos tradicionales.

La novedad es la inferior que viene encastrada en el depósito de combustible.
Se trata de un display TFT en color que muestra el modo de conducción escogido y sirve también para configurar parámetros como el grado del control de tracción.

La Diavel, además, trae de serie un amortiguador Sachs multirregulable y un sistema de frenos Brembo con dos pinzas delanteras monobloque de anclaje radial y cuatro pistones con ABS. La rueda trasera tiene una medida un tanto particular (240/45-17), lo que le imprime ese aspecto “demoníaco” desde atrás.

Será probablemente una moto de culto por distintos motivos: por la marca a la que representa, por sus formas que rompen los moldes conocidos y por su excepcional comportamiento dinámico, que sorprende una y otra vez.

 

EL PODER DEL SEIS CILINDROS BMW K 1600 GT y K 1600 GTL

Estas motocicletas cumplen con todos los criterios de lo que debe ser una “rutera”: confort, dinamismo, seguridad, un equipamiento completo y, por supuesto, un atractivo diseño.

Representantes directas de las “big touring”, las diferencias más notables entre ambos modelos se basan principalmente en el equipamiento, el de la GTL es mayor, lo que redunda en más peso en orden de marcha.

La gama de las K 1600 viene equipada con un motor 6 cilindros en línea que desarrolla aproximadamente 161 CV a 7.500 rpm. Y a pesar de su enorme tamaño pesa sólo 102 kilos. Esto le permite obtener excelentes performances: 260 km/h de velocidad máxima y una aceleración de 0 a 100 km/h en menos de 5 segundos.

La respuesta a bajo régimen también es demoledora, con una ausencia total de vibraciones y un par motor de 175 Nm a tan sólo 5.000 rpm con el 70 por ciento del par disponible desde las 1.500 rpm.

Dentro del arsenal de tecnología se ofrece ABS integral, tres modos de conducción (lluvia, carretera y deportivo), control de tracción DTC (Dinamic Traction Control) y suspensión electrónica ESA II (Electronic Suspension Adjustment) también con tres modos de selección (normal, confort o deportiva). El sistema de iluminación, por su parte, incluye faros de xenón y el modo de “alumbrado adaptativo” desarrollado para los automóviles.

Dos sistemas fundamentales completan el equipamiento de lujo de estos modelos: uno de audio preparado para dispositivos MP3, iPod y USB, que pueden ser alojados en un compartimento con cerradura a prueba de agua, y un sistema de navegación satelital con una pantalla integrada en el panel de instrumentos.